Oasis – Guest Post

Una de las condiciones mas importantes para el sano crecimiento de las plantas es la luz, el tiempo y la intensidad de sol que reciben diariamente. En toda vivienda hay zonas que reciben sol directo en la mañana, otras en la tarde y seguro alguna con aceptable luminosidad pero sin sol directo en todo el día. La incidencia del sol igual que el tiempo de duración varia a lo largo del año, coincidiendo estos cambios con los cambios de estaciones en los hemisferios Norte y Sur.

Si observamos estas condiciones podemos escoger mejor las plantas que se desarrollarán óptimamente o adaptamos el medio para lograrlo. Esto es lo que hice en uno de los lugares en donde vivimos, poco a poco y disfrutando cada etapa. Era un pequeño apartamento con un patio de 25 m2 aproximadamente con unas jardineras en su perímetro, allí sustituí una vieja y enferma parra por 2 parchitas. En muy poco tiempo cambió del inclemente sol directo, a un agradable sol y sombra filtrado por el follaje de las parchitas. Recogimos y repartimos con los vecinos cosechas de excelente calidad; el mantenimiento y recolección lo compartía (a juro) con Andrea que siempre se subía a la escalera siguiendo mis pasos, y abrazándose a mis piernas. Poco a poco llegaron a casa varios tipos de palmeras, yucas, cebollas, falso café, etc; siempre plantas fuertes y sanas pero de poco desarrollo pensando en que eso las ayudaría a su adaptación. Una pequeña zona del patio recibía sol directo y allí sembré una higuera (que disfrutaban los azulejos), una lechosa (que la disputaban los azulejos y las paraulatas ojo de candil), perejil, albahaca y pimientos que después de mucho mimarlos fueron destruidos, en un abrir y cerrar de ojos, por una horda de bachacos.

Le solicitamos permiso al arrendador y sustituimos una vieja fuente de agua por una piscina circular que Andrea disfrutaba llena y vacía para jugar con todos sus juguetes sin destruir el apartamento. Así un patio en el que al principio no se podía estar por el excesivo sol y calor, se transformo en el sitio preferido del hogar, disfrutable a toda hora. Si una planta acostumbrada a la sombra la sometemos al sol directo le podemos producir daños irreversibles, por eso debemos estar monitoreando constantemente las condiciones de nuestras plantas. Una de las plantas que menos soportan las inclemencias del sol son las orquídeas; a continuación una serie de fotos de la Exposición de Orquídeas en Caracas-Venezuela en marzo del presente año.

José Dopico

Anuncios

7 comentarios en “Oasis – Guest Post

  1. Bellos recuerdos, como el de vigilar cada día una oruga hasta verla convertirse en mariposa, y aprender de muchos bichos como chinches y otros que andrea identificaba con su dedo cual perrito de caza al grito de ” papi bicho bicho”….

  2. También disfrutamos de una de las flores más bellas que es la de la parchita o fruta de la pasión o maracuyá, si no me equivoco es la pasiflora que tan buenas propiedades tiene como tranquilizante de los ánimos exaltados y su sutileza y complejidad es tan sublime que admirarla en medio de la enredadera, adelántandose a la magia del fruto que vendría después es una experiencia inolvidable.

  3. ¡Qué post tan bonito…Yo conocía un poquito la historia de vuestras plantas porque, será cosa de familia, que también soy una amante de las plantas, los animales y la naturaleza en general! Con la diferencia de que nuestro clima no permite el desarrollo de muchas especies.
    En mi casa no puedo tener todas las plantas que me gustaría porque, el lugar más soleado de mi terracita, es privilegio de mis enormes tortugas.
    Esas orquídeas son bellísimas y con gran variedad de formas y colorido. ¡Qué bonito es cuidar la naturaleza…es lo más hermoso que tenemos.
    ¡Muchas Felicidades por este nuevo post, Andrea Y Pepe! Un abrazo.

  4. Reblogged this on Semilla de Vida and commented:
    A pocas semanas o días de mudarnos, es inevitable revivir momentos, experiencias que vivimos en el apartamento del que nos vamos. Los trabajos que juntos realizamos y que con mucho amor y cariño fueron conformando y le dieron el calor de hogar. La ventana de madera que compramos en una tienda de antigüedades en Mérida y que mi suegro la trajo amarrada en el techo de su carro. Nosotros cual escolta, lo seguíamos de cerca y tuvimos que hacer una parada estratégica en la mitad del llano, porque la cuerda se aflojó y la ventana amenazaba con destruirse. Hoy reblogeo el post que me publicó mi hija Andrea, en su blog “Sweet Surrender”. Lo que describo allí es justamente, el análisis que ya hice del nuevo espacio y me voy a basar en esto para la distribución de mis plantas.

    • Tienes mucha razón en tus palabras…Cuando dejamos un lugar en el que hemos estado muchos años, es inevitable revivir recuerdos y aferrarnos de alguna manera a las cosas que han formado parte de nuestra vida durante tanto tiempo.
      Estoy segura de que en vuestra nueva casa os vais a sentir muy bien y crearás un nuevo “oasis” lleno de amor y cariño que, en definitiva, es siempre lo más importante…
      Besos para todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s