j

Lorem ipsum dolor amet, consect adipiscing elit, diam nonummy.

Búsqueda

ADC - Andrea Dopico Cafarelli
  -  Blog   -  Egui & Dopico

Egui & Dopico

- cuando se juntan el hambre y las ganas de comer -

El mundo de la gastronomía es uno con lenguaje propio, una sociedad secreta. Apasionados, de ideas volátiles, puedo reconocer a un cocinero a metros de distancia. Entre nosotros existe una camaradería implícita, porque entendemos el esfuerzo que implica amar la comida como lo hacemos. Platazos, copas de vino, risas, historias de cocina, ese momento en que se detiene el tiempo por un bocado, ESO es lo que inspira esta crónica, eso es lo que me encantaría compartir con ustedes. Bienvenidos a nuestra sociedad.

Barcelona, mi nuevo hogar, un sueño hecho ciudad, tiene un sin fin de lugares espectaculares para ir a comer, pero estos tres son mis imbatibles, a los que regreso constantemente y siempre salgo con la barriga llena y el corazón contento. Producto, ética, sabor y sonrisas, imbatibles.

Xavier Pellicer: Como no empezar con Xavier Pellicer, un hombre de porte irrefutable y mirada afectuosa. He comido ya un par de veces en su nuevo restaurante homónimo, pero no había tenido la posibilidad de conocerle, hasta esta última. Sus platos reflejan años de aprendizaje, no solo en la cocina sino en la vida y tienen como objetivo principal, hacer que el comensal se sienta bien. Es como si la calma y asertividad con la que cocina su equipo frente a los comensales se trasmutase en el plato que llega a tu mesa. Casi espiritual, no he comido en la vida un gazpacho de remolacha tan bueno. Pero las alcachofas a la brasa, uno de los platos off menú, que solo ofrecen cuando el producto está en su mejor momento, directamente me robaron el corazón. No dejen de pedir el soufflé de bergamota y lavanda, sabores complicados de balancear, texturas que exigen la perfección... y este postre, sin la menor duda, lo es.

De La Crem: Hay personas que hablan de su oficio con tal cariño que no es sorpresa que su trabajo final sea de tal carácter y calidad. Massimo, dueño y padre de La Crem, realiza sus helados artesanales cada día para ofrecer una máxima cremosidad (utilizando la menor cantidad de estabilizantes). Para optimizar tiempo, en heladería es común realizar una base de sorbetes y una base de crema, a la cual se le añadirán los diferentes sabores antes de mantecar. Pero Massimo, como pueden imaginarlo, es cualquier cosa menos común, y cada uno de sus helados tienen receta propia. Eso, es amor. Por eso desde hace 8 años es el mejor helado de Barcelona. Il vero gelato italiano, en pleno corazón de la Ciudad Condal.

Fismuler: Visité su restaurante en Madrid hace un tiempo y cuando abrieron en Barcelona tenía todas las expectativas de que su comida y espacio fuesen igual de brutal. De aires nórdicos, y platos que te dejan con ganas de más, el ambiente de Fismuler es incomparable. El plato de dorada que Jaime (el jefe de sala) nos recomendó, es un absoluto espectáculo. Y si se quieren dar un gustazo, pidan el escalope, no es como el de tu madre, es mejor... Oops! No se vayan sin probar el cheesecake, con un sabor potente a queso y una textura interior que se derrite en slow motion.

“As a cook, tastes and smells are my memories, and I'm in search of some new ones. »
-Anthony Bourdain.

Texto Andrea Dopico & Fotografía David Egui

0